lunes, 9 de abril de 2012

Mona Scooby Doo

En Catalunya hoy celebramos el día de la mona y como soy la madrina de mi sobrino me he pasado gran parte de mis vacaciones de semana santa preparando esta casa de galletas.


Sí, se me ha ido un poco la olla pero tenía muchas ganas de que mi sobrino tuviera una mona "chachi-piruli" y además tenía muchas ganas de hacer una casa de galletas.

Haciendo uso de mi profesión me descargué una foto de la mansión de Scooby Doo y me dibujé los planos. Tengo que confesar que me equivoqué con el torreón y dibujé mal los planos, por suerte me dí cuenta a tiempo y los pude modificar antes de hornear la galleta.

No sé si os parecerá sencillo o complicado pero la verdad es que no tiene misterio alguno. Para mi han sido fundamentales tres cosas: un planos correctos, una glasa con la consistencia adecuada y saber esperar.




Primero prepraré dos masas de galleta y mientras se enfriaban en la nevera recorté las plantillas que imprimí en cartulina. Menos mal que en ese momento estaba inspirada y me dí cuenta que algo en el torreón estaba mal. Con las masas bien frías y duras solo había que colocar las plantillas encima y con un cuchillo cortarlas. Los huecos de las ventanas no los corté en las galletas, simplemente los marqué un poco para que quedara la marca.






Con las galletas horneadas y frías me puse a montar la casa. Preparé glasa de color lila con una consistencia similar a la de delinear. Sin duda acerté con la glasa porque las galletas se pegaron muy bien y muy rápido. Antes de empezar me imaginaba que tendría que "apuntalar" las paredes hasta que se secara bien la glasa pero ni con el torreón lo tuve que hacer. Como veis en todas las juntas puse una buena cantidad de glasa.



Antes de pegar la cubierta la decoré pero luego lo rasqué todo porque no me gustaba. Al final forré todas las cubiertas con cuadraditos de fondant lila y creo que fue un acierto, me encanta el resultado.
Para terminar preparé una galleta que me sirviera de base.






Para hacer aún más apetecible esta mona preparé un bizcocho relleno y cubierto de ganaché de chocolate negro. Para aguantar la casa de galletas utilicé el mismo sistema que las tartas de varios pisos. Unas cañitas con palos de brochetas dentro hacen de pilares, sobre ellos una base de cartulina forrada de papel de alumnio y unos montoncitos de glasa para que la galleta se quede bien pegada.






Para darle un poco de realismo las ventanas las forré con fondant amarillo y las redibujé con la misma glasa lila que utilicé de pegamento. Personalmente me gustaba más la casa sin los lacasitos, era más real, pero Adrià aún no tiene 4 años y seguro que a él le encantan.



Sin duda lo mejor de esta esta mona es verla en la oscuridad, las figuras brillan!!!
















10 comentarios:

  1. Marta, enhorabuena!! Ha debido ser un currazo, pero te ha quedado espectacular!! Besos, Ana

    ResponderEliminar
  2. Ya me impresionabas con las galletas y las tartas, pero esto es demasiado. Felicidades porque esto es difícil de superar!!!

    ResponderEliminar
  3. Eres increible!!!!menuda currada y que bien ha quedado!!!flipo con todo lo que haces.Enhorabuena por tu buen hacer

    ResponderEliminar
  4. madre miaaaaaaaaaaaaaaa, artista ya es poco!!! por favor fotos de la cara de tu sobri!!!

    ResponderEliminar
  5. Eres una artista!!! madre mia que pasada y qué bien te ha quedado!

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, es una preciosidad!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Marta, no hay palabras para describirlo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué manos tienes, eres una verdadera artista!

    Inés García

    ResponderEliminar
  9. Es una preciosidad, Marta!! Me encanta, tu sobrino se quedaría con la boca abierta!!

    ResponderEliminar